Edit

Camino Real 491 Ofc. 501 San Isidro, Lima – Perú.

(01) 421 6192

prensa@infonews.pe

publicidad@infonews.pe

Lunes 26 de Septiembre de 2022

Un delincuente “psicópata disocial” o uno “por convicción” ¿se puede recuperar?

Por: Miguel Pérez Arroyo
Profesor de posgrado de la UNMSM
Abogado y Presidente del INPECCP/CENALES

Una de las características que tienen los sistemas penitenciarios en su régimen de ejecución de penas es su progresividad, esto sobre la base de la resocialización y reinserción del interno en la sociedad.

De ahí que sistemas penitenciarios comparados tienen grados de privación de la libertad de más a menos estrictos; lo que también ocurre en el Perú con los regímenes semiabierto, abierto, cerrado ordinario y especial, y que pueden ir variando de acuerdo al grado de reinserción que los especialistas en tratamiento penitenciario van aconsejando.

Los permisos de reinserción, se explican de la siguiente manera: el interno sale el fin de semana a su casa y debe volver el lunes a seguir cumpliendo su condena en el penal, siempre que este se encuentre en el grado menos intenso de su ejecución privativa de libertad; cosa que en el Perú es impensable.

El denominador de todos estos sistemas penitenciarios humanistas y respetuosos del principio de dignidad es que ciertos reos son irrecuperables, por lo que no deben salir de prisión hasta que cumplan su condena o restringírsela al máximo, dado que su estructura de personalidad es disfuncional, per se, al grado de libertad que se le otorgue.

Es decir, que aprovecharán cualquier tipo de fisura para volver a cometer delitos y volver a su naturaleza delictiva. Estos son los delincuentes de estado; psicópatas disociales, antisociales; y, también, los delincuentes de conciencia. En ambos casos, la persistencia de la conducta delictiva va más allá de cualquier terapia de reinserción a la que pueda sometérsele.

En el primer caso, porque es su condición esencial, su núcleo duro de comportamiento y relacionamiento social. En el segundo, porque forma parte de su concepción del mundo, de su ideología, su pensamiento y sus principios más intrínsecos. Es obvio que, en algunos casos, puede haber una mixtura entre ambos. Ello es más peligroso aún.

En el Perú el tema planteado no es trivial. Hace algunos años fuimos testigos de la liberación por pena cumplida de Gerson Gálvez Falla, alias “Caracol”. Su salida se vio salpicada de un escándalo por dos motivos; primero por quién era -y su perfil criminal psicópata disocial y antisocial- y, segundo, por la extrema rapidez con que se formó su expediente de libertad y peor, por el hecho de haber sido escoltado incluso por vehículos oficiales del INPE para su liberación.

La explicación en aquella oportunidad fue casi la misma que ahora se da para el caso de Antauro Humala: la absoluta discrecionalidad administrativa del INPE para tramitar estas libertades, contando para ello con la suma entre el tiempo de ejecución efectiva más los trabajos o educación que el reo haya cumplido para la redención de su pena.

El reglamento de ejecución penal así lo permitía y, años después, lo sigue permitiendo, al margen de lo que contradictoriamente señala el Código Procesal Penal de 2004 respecto de las libertades anticipadas por ejecución de la pena.

Pero, hay un problema adicional y es el considerar que un delincuente psicópata disocial pueda redimir años de prisión con trabajos manuales como por ejemplo el “bordado en yute” o la “carpintería”. Algo con lo que toda la psicología clínica y especializada en temas de peligrosidad de un delincuente con estas características aseguran no es posible.

Un delincuente con estas características es de imposible recuperación; o, por lo menos, de “muy difícil recuperación”.  Por lo que se aconseja siempre que cumplan la pena completa y que su liberación deba estar supeditada al cumplimiento exhaustivo de orden psicológico y clínico penitenciario. En el caso de Caracol, por ejemplo, tuvo que ser detenido en Colombia y acusado de media docena de delitos más, todos ellos sangrientos y de alto nivel de complejidad comisiva.

El perfil criminal de un delincuente de estas características es similar a la de un “delincuente por convicción”. Ambos son inmunes a la “crítica social”. Ambos sienten placer y hasta orgullo y soberbia de lo que han hecho. Se sienten semidioses, mesiánicos en su naturaleza transgresora. No tienen empatía alguna por los daños que hayan podido causar. Gozan de ello.

En suma, son delincuentes de estado y su recuperación o es imposible o de difícil recuperación. Ni los países más adelantados en tratamiento penitenciario han logrado superar este problema de la criminología clínica. Aun cuando se ame la libertad y se defienda como un fin inquebrantable de un sistema democrático y social de derecho, la realidad termina por imponerse.

Por desgracia, el escándalo que rodeó la liberación de Caracol no sirvió de nada. Las normas no se modificaron ni se hicieron más claras. No se pusieron candados a la liberación de este tipo de delincuentes. No han servido los avances en tratamiento penitenciario para establecer qué reos son recuperables y cuáles no y sobre quiénes no debe haber sino pena cumplida en su totalidad.

Otra vez, la sociedad peruana debe observar de la mano omisa de sus autoridades que ven lo que un soldador con un casco de lunas polarizadas: nada. Nuestras autoridades no sirven para nada y de estos temas muestran ignominia y desinterés total. Por eso, solo actúan cuando vuelve a ocurrir otro escándalo, sin prevenir los que vendrán si esto no se cambia.